Lecturas en las bodas por la iglesia

Por: Cristina
Consejos boda, Iglesia 
Comparte por: Recomendar desde Facebook | Recomendar desde Twitter | Delicious

El momento de la ceremonia religiosa ofrece grandes emociones por su simbolismo. Por eso puedes decidir entre planear de antemano lo que se va a leer en la misa o dejar que sea el párroco el que haga las lecturas que más le gusten.

¿Porque no dejar participar a la gente qué más quieres en tu ceremonia? Al principio los familiares y amigos son bastante reacios a salir a “exposición pública” y menos en las bodas. Pero siempre encontrarás a alguna amiga, amigo o familiar que se preste.

Pero dentro de la ceremonia, el más significativo es el Sacramento del Matrimonio, en el que intervienen tres elementos que harán que el matrimonio sea válido: una es el consentimiento, otra la bendición e intercambio de los anillos y por último, la bendición nupcial.

Después de la homilía, es cuando el párroco pregunta a los novios si van a casarse libremente para hacerse felices mutuamente y es cuando da comienzo el consentimiento.

En este momento, existen varias posibilidades para dar su consentimiento o el sí quiero. Hay algunas parejas que elaboran un guión propio, ideal para los más atrevidos pero románticos. Pero lo normal es que sean los novios los que lean el consentimiento mutuo o sea el párroco el que lo haga.
En el primer caso, los novios se dirían:

Novio: “Yo, Pedro, te quiero a ti, María, como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida”.

Novia: “Yo, María, te quiero a ti, Pedro, como esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida.
En el segundo caso, el párroco lee y los novios consienten:

Sacerdote: “Pedro, ¿quieres recibir a María como esposa, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y, así, amarle y respetarla todos los días de tu vida?”.

Novio: “Sí, quiero”.

Sacerdote: “María, ¿quieres recibir a Pedro como esposo, y prometes serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y, así, amarla y respetarla todos los días de tu vida?”.

Novia: “Sí, quiero”.

Sacerdote: “El Señor, que hizo nacer entre vosotros el amor, confirme este consentimiento mutuo, que habéis manifestado ante la iglesia. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.

Las lecturas que se realizan en la misa forman parte de la boda católica. Se podrá elegir la Primera Lectura, El Salmo, la Segunda Lectura y las Peticiones, pero siempre se debe pedir permiso al párroco que será el que dé el visto bueno y de esa manera preparará la homilía para ese día.

Existen muchas lecturas entre las que elegir. Para las Primeras Lecturas se pueden escoger citas del Libro del Génesis, Lecturas del Libro de Tobías y del Libro de los Proverbios, para el Salmo Responsorial se acudirá al Salmo, para las Segundas Lecturas se pueden elegir entre las Lecturas del Apóstol San Pablo a los Romanos, las Lecturas del Apóstol San Pablo a los Corintios, las Lecturas del Apóstol San Pablo a los Filipenses, las Lecturas del Apóstol San Pablo a los Colosenses, las Lecturas del Apóstol San Pablo a los Hebreos, Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pedro, Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan y la Lectura del Libro del Apocalipsis y para los Evangelios se podrán escoger entre las Lecturas del Santo Evangelio según San Mateo, Lecturas del Santo Evangelio según San Marcos y Lecturas del Santo Evangelio según San Juan. Después se hacen las Peticiones, en las que se pide por los novios, y que pueden ser escritas por ellos si quieren.

Al final cada la pareja debe escoger una lectura que tenga un significado especial para ellos. Solo hay que buscarlas.

De todas maneras y aunque son cosas personales, aquí os dejo mi recomendación de lecturas

Sea de un modo u otro, las bodas son momentos entrañables, sinceros, emotivos y que mejor para el recuerdo, si se da a la ceremonia un toque familiar, un toque de emoción, un toque de amor, eligiendo unas lecturas, que en ese momento, nos hagan pensar en el paso que damos y nos lleguen al corazón.

Comentarios

Di lo que estas pensando...




Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información