La elección del peinado

Por: Cristina
Consejos boda, Novia 
Comparte por: Recomendar desde Facebook | Recomendar desde Twitter | Delicious

Elegir el peinado que una novia va a llevar el día de su boda no surge semanas ni meses antes. Hay veces que son años. Porque cuando una novia decide casarse siempre comprueba si el largo de su cabello es el correcto y es cuando comienza el proceso del futuro peinado de su boda.

Previamente deben existir unos cuidados para que ese día el pelo luzca radiante. Por eso casi siempre se hace un saneo de puntas, se valora si se deben empezar a usar mascarillas acondicionadoras o algún tratamiento particular que le devuelva al pelo un aspecto más natural. Ver si existen demasiadas mechas o muchos colores en la base y se aconseja eliminar todos ellos y dejar una base más homogénea.

No todas la mujeres tenemos el mismo pelo; unas tiene mucho, otras poco, algunas les gustan las extensiones o es corto o es muy largo… el caso es que todas necesitan un tratamiento de su cabello de manera diferente y personal.

Después de todos los cuidados previos que se le dan al cabello solo queda la elección final, ¿qué tipo de peinado me irá mejor?

Principalmente, el peinado será una idea más real después de elegir el vestido. Una no se ve de igual manera con un vestido atado al cuello que con uno palabra de honor.

Además no sabemos hasta que lo llevamos encima lo que mejor nos sienta o nos va a la cara. Siempre será imprescindible saber que el peinado que llevamos nos favorece con el vestido que llevamos porque no hay dos novias iguales aún llevando el mismo vestido.

El pelo se puede llevar suelto, con ondas y desenfadado pero una regla básica del peinado es que nunca debe tocar la tela del vestido, de esta manera un peinado con pelo suelto o semisuelto siempre caerá sobre la espalda pero sin llegar a tocar el traje.

Si el vestido lleva cola se puede optar por un moño español, alto, italiano, al estilo Audrey Hepburn…dejando el cuello al descubierto, pero nunca elijas este tipo si tu perfil es alargado, por lo visto en las fotos quedarías fatal.

Lo que sí que se tendrá en cuenta es que los recogidos altos y bajos, en general, son más bien serios, clásicos y tradicionales, por eso cada una decidirá, en el momento apropiado, en función de su personalidad.

Los semirecogidos suelen ser una buena opción para novias que cuentan con gran cantidad de pelo aunque las que no tienen ese volumen también disponen de las extensiones de cabello natural, principalmente, que dan gran vistosidad al peinado.

A veces para completar un peinado podemos adornarle con complementos como flores naturales bien una grande en un lado o pequeñas por todo el cabello, perlas bien distribuidas, peinetas de plata con piedras o de nácar u horquillas e incluso la joya de la corona: la tiara.

Que mujer no ha soñado con ser la princesa del cuento a la que el príncipe encuentra y besa. Pero parece excesivo aparecer el día de tu boda haciendo realidad una ilusión infantil. Buena o mala elección, hay que recordar que el álbum de fotos es para toda la vida.

Después de esto solo queda decidir si el peinado irá acompañado del velo, mantilla o no llevará nada. Esto siempre suele decidirse en función del vestido, por propia decisión de la novia o incluso por tradición, el caso es que la peluquera no peinará igual en función de si lleva este tipo de complementos.

Al final, lo que cuenta es que en la prueba final, el peinado llegue a ser lo más parecido al que la novia había pensado y si no fuera así , estas a tiempo, cambia de peluquera.

Comentarios

Di lo que estas pensando...




Esta página web utiliza cookies para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias.
Para seguir navegando tienes que Aceptar las política de cookies. Más información